+52 1 722 510 33 20

contacto@winb.com.mx

  • White Facebook Icon

Las palabras no se las lleva el viento

September 19, 2017

 

No es necesario que recurras a tu imaginación para visualizar un momento en el que un superior fue agresivo verbalmente, haya sido directamente hacia a tí, o hacia un colega. Lo que seguramente pudiste notar es que ese día no fue tan bueno como el resto, y por lo tanto, tu productividad disminuyó.  Las palabras generan realidades. 

 

 

Si no tienes esta imagen en tu mente como algo real, invitanos a tu lugar de trabajo.  A todos nos gustaría trabajar en un espacio armónico, donde nuestro potencial  es incentivado y donde somos valorados como personas. 

 

No todo es terrible, pero en realidad no tenemos la cultura insertada que considere valores humanos en todos los aspectos de un corporativo, hemos llegado a creer que tenemos que aguantar los desplantes de aquellos que no saben manejar sus emociones porque no tenemos la jerarquía necesaria para hacerles frente. Ya no es nuestra humanidad la que está en juego si no nuestro trabajo, ahí hay una escala torcida de valores. 

 

¿Cómo podemos lograr ambientes de trabajo empáticos y compasivos, sin descuidar la productividad? Un problema es que aún hoy, el bienestar y la empatía son vistos como habilidades suaves, indignas de atención a nivel directivo o peor, demasiado sensibles y femeninos como para recibir la atención y la inversión necesaria. 

 

Nada podría estar más alejado de la realidad. Ser empático no se trata de dejar de actuar, sino de mantener una visión amplia respecto a esas acciones que tomamos cada día, es incluirnos en un contexto más grande que nosotros mismos y nuestras metas monetarias. 

 

Lo curioso es que está ya plenamente aceptado y comprobado que los ambientes laborales empáticos son mucho más productivos. Esto es más evidente si nos ponemos en la situación inicial. ¿Qué diferencia habría causado si nuestro superior hubiera actuado con claridad y amabili

 

dad? Seguramente habríamos realizado los cambios requeridos de forma inmediata y con mucho gusto. 

 

¿Por dónde empezamos entonces? la propuesta es difícil, los cambios reales, deben de empezar desde arriba. Los líderes empáticos generan empresas extraordinarias. 

 

Y tú, ¿Ya estás list@ para generar cultura de bienestar en tu ambiente laboral? ¡Te invitamos a la revolución! 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Recientes

October 3, 2017

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square